Cubiertas frescas y fotocatalíticas

coberta fresca

Cubiertas frescas son superficies de cubiertas altamente reflectantes que se calientan mínimamente con el sol. Reduciendo la fracción de la luz solar incidente que se convierte en calor por el techo, las cubiertas frescas pueden ayudar a refrescar los edificios, ciudades y el planeta. También tienen un alta emitancia térmica para liberar el calor absorbido.

Pueden reducir el uso de electricidad debido al aire acondicionado, reducir el efecto de la isla de calor y mitiguemos el cambio climático. La cubierta fresca mas popular es una cubierta blanco brillante. También han colores aplicados a algunos productos como cerámica, tejas o acero el pigmento de los que también tienen otra reflectancia aunque no tanto como el blanco.

Las cubiertas frescas son un orden de magnitud más baratas de instalar que las cubiertas verdes aunque aportan muchos de los mismos beneficios para el edificio. Así mismo, no aportan muchos de los beneficios sociales de las cubiertas verdes.

Una cubierta foto catalítica es una cubierta fresca pero que además tiene una material semiconductor foto catalizador que se activa con la luz ultravioleta y reaccionan con agua y oxígeno del aire generando especies muy reactivas capaces de destruir agentes contaminantes como el NOx transformándose en nitratos que son inocuos y se arrastra con la lluvia. El material semiconductor más utilizado es el dióxido de titanio. El dióxido de titanio tiene una alta eficiencia foto catalítica, bajo coste, relativa estabilidad y baja toxicidad.

Cualquier momento es bueno para aplicar esta capa de pintura para contribuir a aumentar la eficiencia energética y para eliminar los materiales contaminantes del aire urbano.

 

Cuando quieres mejorar la eficiencia energética en verano pero no te interesa una cubierta verde, la solución más económica pero muy efectiva es una cubierta fresca.
cubierta fresca